Oasis de Tortugas Marinas

Autores / Authors: Rocío Álvarez Varas, Camila González Johannes, Michel García Baral

Las tortugas marinas son animales migratorios que habitan en todos los océanos del mundo, excepto el Ártico y Antártico. Dentro de su ciclo de vida utilizan principalmente dos tipos de hábitats muy distanciados entre sí: los hábitats de reproducción y los de alimentación y desarrollo. Los hábitats de reproducción corresponden a áreas ubicadas cerca de los trópicos, donde la temperatura del agua y de la arena es más elevada, lo que permite un exitoso desarrollo de las crías. En estos lugares, machos y hembras adultas se aparean cerca de la costa y las hembras salen a las playas a desovar. Los huevos permanecen incubados en la arena aproximadamente durante dos meses y luego emergen los tortuguillos y se dirigen hacia el mar.

Anuncio Destacado

Durante varios años, los tortuguillos se desplazan en el océano dejándose llevar por las corrientes marinas. Más tarde, se establecen en áreas costeras para alimentarse y crecer. Estas áreas son los llamados “hábitats de alimentación y desarrollo” y suelen ser de aguas más templadas donde hay gran cantidad de alimento y refugio. En estos lugares, las tortugas pueden permanecer por más de 30 años, por lo que su protección es esencial para la conservación de estas especies.  Las extensas migraciones que éstas realizan entre ambos tipos de hábitats, las expone a una serie de amenazas humanas. Entre los principales peligros se incluyen la interacción y muerte por redes de pesca, la colisión o choque con embarcaciones, el consumo de su carne y huevos, la contaminación marina con plásticos, la destrucción o alteración de sus áreas de anidación y/o alimentación y en el caso de la tortuga carey, el uso de su caparazón para confeccionar artesanías. Durante varios años, los tortuguillos se desplazan en el océano dejándose llevar por las corrientes marinas. Más tarde, se establecen en áreas costeras para alimentarse y crecer. Estas áreas son los llamados “hábitats de alimentación y desarrollo” y suelen ser de aguas más templadas donde hay gran cantidad de alimento y refugio. En estos lugares, las tortugas pueden permanecer por más de 30 años, por lo que su protección es esencial para la conservación de estas especies.  Las extensas migraciones que éstas realizan entre ambos tipos de hábitats, las expone a una serie de amenazas humanas. Entre los principales peligros se incluyen la interacción y muerte por redes de pesca, la colisión o choque con embarcaciones, el consumo de su carne y huevos, la contaminación marina con plásticos, la destrucción o alteración de sus áreas de anidación y/o alimentación y en el caso de la tortuga carey, el uso de su caparazón para confeccionar artesanías. 

Rapa Nui es un oasis en medio del Océano Pacífico y un hábitat de alimentación para las tortugas marinas. Las especies más comunes son la tortuga verde (Chelonia mydas) y la tortuga carey (Eretmochelys imbricata). Hoy,  ambas se encuentran en peligro de extinción.  Al igual que en otras islas de la Polinesia y el Pacífico, las tortugas marinas han sido parte de la identidad cultural de Rapanui desde tiempos ancestrales, estando representadas en su arte, mitología, simbolismo, tradiciones populares, y en su vida ritual y espiritual. Su presencia en petroglifos alrededor de la isla,  en las tablas Rongo-rongo y en leyendas creacionales, dan cuenta de la importancia de estos animales para el pueblo Rapanui desde la llegada de los primeros habitantes. Sin embargo, a la fecha,  permanecen  desconocidos el origen, patrones de movimiento, dieta y otros ámbitos de la ecología de estas especies en la isla.

Desde el año 2012, el centro de buceo ORCA, en conjunto con la MSc. Rocío Álvarez-Varas, se encuentran desarrollando un programa de monitoreo no invasivo de tortugas marinas. El programa basado en foto-identificación, incorpora fotografías faciales (de ambas mejillas) de los ejemplares, lo cual permite individualizarlos y monitorearlos en el tiempo. A la fecha, se han identificado al menos 27 individuos de tortuga verde de diferente sexo y tamaño (juveniles y adultos) correspondientes a dos morfotipos distintos, 20 amarillos y 7 negros. Los individuos de tortuga carey fotografiados han sido todos juveniles. Los tiempos de residencia son variables, algunas tortugas han sido fotografiadas sólo una vez, y otras residentes que llevan más de seis años en la isla. La alta fidelidad de algunos ejemplares, confirma la importancia de Rapa Nui como hábitat de alimentación de tortugas marinas en medio del Océano Pacífico. Los datos preliminares aquí presentados destacan la importancia de futuros estudios sobre estas especies amenazadas y este hábitat aislado en medio del Océano Pacífico Sur. En el intertanto se desarrollaron charlas y talleres en las escuelas, agrupaciones de buceo y diferentes grupos pertenecientes a la comunidad rapanui con el objeto de dar a conocer los resultados del programa de monitoreo de tortugas marinas e incentivar la participación local en su conservación.

Anuncio Destacado

Para observar tortugas verdes, el visitante deberá dirigirse a las bahías Hanga Roa o Hanga Piko. En estos sitios las tortugas se acercan a las rocas a alimentarse principalmente de algas. Con mucha suerte, buceando podría encontrar una tortuga carey entre los arrecifes de coral. Durante su visita, no olvide depositar su basura en los lugares apropiados, no alimentar a las tortugas, ni ninguna otra especie marina. Cuide el mar y sea respetuoso con toda su biodiversidad. No olvide que es parte de nuestro patrimonio natural.

Anuncios Destacados

Reportajes relacionados: