Monitoreo de Tortugas Marinas en Rapa Nui

Monitoreo de Tortugas Marinas en Rapa Nui

Monitoreo de Tortugas Marinas en Rapa Nui

By Rocío Álvarez & Camila González – Esmoi

Las tortugas marinas son animales migratorios que recorren miles de kilómetros entre sus sitios de reproducción y sus zonas de alimentación. Además son filopátricos, es decir, después de muchos años, regresan a reproducirse al mismo lugar donde nacieron. Esto permite, que con herramientas como la genética, se pueda rastrear el origen natal de las tortugas mientras se encuentran en sus zonas de alimentación, donde pueden permanecer durante muchos años.

Rapa Nui es una área de alimentación de tortuga verde (Chelonia mydas) y tortuga carey (Eretmochelys imbricata), ambas especies catalogadas en peligro de extinción. Desde el año 2014, Camila González Johannes, instructora de buceo de ORCA Diving Center, con el apoyo de la Dra Rocío Álvarez, médico veterinario e investigadora de la Asociación Núcleo Milenio de Ecología y Manejo Sustentable de Islas Oceánicas-ESMOI, lidera un programa de foto-identificación de tortugas marinas en la isla. Dicho programa se basa en su reconocimiento mediante fotografías submarinas, donde se identifica el patrón de las escamas faciales de ambas mejillas y de cicatrices en el caparazón, aletas y cabeza (Figura 1). A la fecha se ha podido estimar un total de 41 ejemplares de tortuga verde en la isla y al menos 4 tortugas carey.

[bsa_pro_ad_space id=3]

En junio de este año, ambas lideraron una campaña de concientización sobre la necesidad de proteger las tortugas. Esta campaña fue financiada por ESMOI y dirigida a niños de las escuelas Lorenzo Baeza Vega y San Sebastián de Akivi, instituciones públicas y centros de buceo (Figura 3). Con la autorización del Consejo del Mar se realizó a inicios de noviembre la captura manual de tortugas marinas donde participaron pescadores, apneistas y buzos locales (Figura 4). El objetivo fue estudiar el origen natal de las tortugas de Rapa Nui a través de análisis genéticos e investigar su dieta. Además, se obtuvieron datos sobre la edad, sexo, peso, medidas, estado de salud y muestras biológicas. Cada ejemplar fue marcado en las aletas delanteras con una placa metálica identificatoria (Figura 6) que nos permiten realizar un seguimiento de los animales en el tiempo y además conocer sus migraciones en caso que las tortugas sean recapturadas en otros lugares del Pacífico.

Se capturaron 20 individuos, 16 fueron juveniles y 4 adultos, de los cuales 3 fueron hembras y 1 macho (sólo se puede conocer el sexo de adultos según el tamaño de su cola). Los tamaños (largo del caparazón) variaron entre 49cm y 99 cm y el peso entre 15 kg y 138 kg. Casi el 50% de los individuos presentó lesiones y fracturas en el caparazón asociadas a colisión con embarcaciones (Figura 7). Aunque todas las tortugas exhibieron una buena condición corporal y ausencia de ectoparásitos, dos presentaron lesiones en cabeza y aletas, posiblemente infecciosas. Un ejemplar presentó malformación en el caparazón posiblemente asociado a malnutrición; otro había perdido la visión del ojo izquierdo a causa de un anzuelo. Otra presentó lesiones sugerentes de Fibropapilomatosis, una enfermedad infecciosa asociada a contaminación marina y altas temperaturas. Del total de tortugas monitoreadas, 15 fueron clasificadas como morfotipo claro, las cuales posiblemente tienen su origen natal en el Pacífico Occidental (ej: Australia, Indo-Pacífico) y 5 correspondieron al morfotipo melánico, cuyo origen se asocia al Pacífico Oriental (Ej: Galápagos, México). La confirmación se obtendrá mediante análisis genéticos, actualmente en proceso.

[bsa_pro_ad_space id=2]

Estos resultados preliminares sobre el estado actual de las poblaciones de tortugas marinas de Rapa Nui sugieren incrementar el cuidado hacia estos animales. Nuestra responsabilidad, ya sea como comunidad local o visitantes, es no alimentarlas, no molestarlas, respetar una distancia de al menos 5 metros mientras buceamos con ellas y depositar nuestra basura en los lugares adecuados. Nuestros hallazgos también resaltan
la relevancia de generar información científica para la zonificación de la nueva área marina protegida (AMCP-MU) considerando los sitios de descanso y alimentación para las tortugas. Asimismo, estudiar las enfermedades que pudieran ser contagiosas entre animales y para el ser humano (zoonosis) y monitorear sistemáticamente la calidad de agua en
zonas costeras de mayor afluencia de público, ya que las tortugas podrían estar actuando como indicadores biológicos de contaminación ambiental.

Esperamos contar en un corto plazo con los resultados de los análisis genéticos y de dieta, para continuar con los monitores de tortugas en colaboración con la comunidad local. Sólo indagando sobre su ecología, origen y conservación podremos proponer alternativas de protección, que nos permitan conservar las poblaciones de tortugas marinas a largo plazo, tanto a nivel local como a nivel regional en el Océano Pacífico. No olvidemos que, al igual que en otras islas de la Polinesia y el Pacífico, las tortugas marinas han sido parte de la identidad cultural de Rapa Nui desde tiempos ancestrales,
estando representadas en su arte, mitología, simbolismo, tradiciones populares y en su visa ritual y espiritual.

Estimado visitante, no olvide depositar su basura en los lugares apropiados, no alimentar a las tortugas ni ninguna otra especie marina. Cuide el mar y sea respetuoso con toda su biodiversidad. No olvide que es parte de nuestro patrimonio natural.

[bsa_pro_ad_space id=1]

Reportajes relacionados:

Abejas Rapa Nui

Abejas Rapa Nui

Abejas Rapa NuiLibres de Patógenos, una Fuente de Vida y AmorLas abejas fueron introducidas a Isla de Pascua por los misioneros del Sagrado Corazón de Jesús en la década de 1860, desde entonces han realizado su tarea de polinizar guayabas, mangos, plátanos y flores de...

Sobre el autor

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *