Los orígenes de los Polinesios

La Cultura Lapita · The Lapita Culture

Entre las escasas certezas arqueológicas sobre los antiguos pueblos del Pacífico hay un hecho indesmentible. Los pueblos polinésicos descienden de los creadores de un complejo cultural, hoy llamado “Lapita”. Este grupo humano se estableció en islas de una vasta zona oceánica desde Papua Nueva Guinea hasta Samoa entre 3800 y 3000 años antes del presente. Se caracterizaban por hablar una lengua austronesia y por poseer una gran capacidad para la navegación de largas distancias, lo que les hizo establecerse principalmente en zonas costeras. Lo más reconocido sobre la cultura Lapita en la arqueología actual es que elaboraron un tipo de cerámica dentada, única en el mundo. 

Los orígenes de la cultura Lapita, aún envueltos en misterio, se les asocia con la expansión de las lenguas austronesias por el sudeste asiático hacia Oceanía, en un episodio iniciado hace unos 5000 años desde Taiwán. Sin embargo, la evidencia genética apunta hacia las Islas Molucas en el sudeste asiático. Lo más probable es que la cultura Lapita haya tenido una mezcla genética, preservando el idioma austronesio de sus antepasados taiwaneses.

Anuncio Destacado

Provincia Occidental Lapita Lejana

 

Los antepasados de los Lapita llegaron primero a Papúa Nueva Guinea, Islas Bismarck y las Islas Salomón unos 30 mil años después del poblamiento de esas zonas durante la anterior glaciación. Los recién llegados conservaron un idioma y una identidad diferenciada de los habitantes primigenios. Una vez establecidos en pequeños enclaves costeros dentro de grupos culturales diferentes, formaron redes comerciales marítimas que contribuyeron al desarrollo de la navegación como se puede comprobar a partir de la difusión de obsidiana en bruto, herramientas, cerámica y conchas marinas. En estos lugares construyeron aldeas formadas por viviendas sobre pilotes emplazados en aguas someras. En cuanto a la alimentación pasaron por un cambio de paradigma agrícola que consistió en el abandono del cultivo de arroz y el desarrollo de una nueva base de productos alimenticios. El fin del cultivo de arroz por parte de los inmigrantes austronesios se produjo probablemente por condiciones desfavorables para dicho producto en Papúa Nueva Guinea hace unos 5 mil años. Sin embargo, la interacción de los austronesios con los pueblos melanesios les permitió aprender de nuevos cultivos.

Provincia Occidental y Sur Lapita

 

En un lapso de un par de siglos, los Lapita expandieron su cultura hacia zonas que jamás habían estado habitadas previamente por seres humanos y se establecieron con éxito en las islas Santa Cruz, Tikopia, Vanuatu. En el mismo proceso de colonización, con las depuradas técnicas de navegación, Nueva Caledonia y las islas de la Lealtad fueron pobladas y pasarían a ser la Provincia Sur Lapita. En la Provincia Occidental, así como en las futuras Provincias Sur y Oriental Lapita, las aldeas se encontraban más hacia el interior, aunque siempre a corta distancia de accesos favorables hacia el mar. En caso de haber un buen afloramiento de obsidiana, los Lapita establecían un poblado en ese sitio ya que la exportación de obsidiana constituía buena parte del comercio entre poblados en las provincias Lapita. Los nuevos cultivos aprendidos de los melanesios fueron el taro y múltiples variedades de plátano, que pasaron a ser esenciales en la colonización de las demás provincias. Otros cultivos que transportaron fueron el coco, el ñame, el fruto del pan, la morera de papel, la cúrcuma y la caña de azúcar entre otras cosas, complementado por abundante pesca y recolección de orilla y pesca de altamar. Los productos eran cocinados bajo tierra sobre piedras calientes, tal como se hace en Polinesia hasta hoy. Además, los corredores transoceánicos fueron usados para introducir por primera vez algunos animales domésticos (gallinas, cerdos, perros y ratas) en los archipiélagos donde se establecieron.

Provincia Oriental Lapita

 

 

Las mismas técnicas de navegación le permitieron a los Lapita llegar rápidamente a los lejanos archipiélagos de Fiji, Tonga y Samoa, completando la expansión de este complejo cultural hace unos 3000 años. Al no existir etnografía sobre la cultura Lapita, no hay conocimiento sobre su posible organización política. La dispersión marítima y distancia entre asentamientos sugiere que no existía gobierno centralizado. Sin embargo, las provincias ubicadas en archipiélagos más lejanos tenían una jerarquía de asentamientos, algunos poblados por varios centenares de habitantes y otros secundarios con apenas decenas.Las mismas técnicas de navegación le permitieron a los Lapita llegar rápidamente a los lejanos archipiélagos de Fiji, Tonga y Samoa, completando la expansión de este complejo cultural hace unos 3000 años. Al no existir etnografía sobre la cultura Lapita, no hay conocimiento sobre su posible organización política. La dispersión marítima y distancia entre asentamientos sugiere que no existía gobierno centralizado. Sin embargo, las provincias ubicadas en archipiélagos más lejanos tenían una jerarquía de asentamientos, algunos poblados por varios centenares de habitantes y otros secundarios con apenas decenas.
Hacia el siglo V d.C., la demografía de las islas de Oceanía Remota había cambiado considerablemente. Nuevos grupos étnicos desde la Melanesia, que habían aprendido a navegar largas distancias, habían comenzado a instalarse en todas las provincias y mezclarse con los Lapita. Sólo en la provincia más oriental, específicamente en Samoa y Tonga, no se produjo lo anterior, convirtiéndose estas dos islas en el núcleo para un tercer pulso migratorio: la colonización de la Polinesia Lejana por parte de los descendientes del complejo cultural Lapita, es decir, los polinesios.

Anuncio Destacado

Cerámica Lapita

 

El elemento más distintivo de la cultura Lapita es la cerámica con diseños dentados e incisiones no existentes en ninguna otra región del sudeste asiático. Los diseños eran sumamente intrincados, con figuras geométricas, líneas curvas y figuras tanto antropomorfas como zoomorfas. Diseños similares y exactamente las mismas técnicas de fabricación fueron desarrolladas en toda la región habitada por la cultura Lapita entre el 1350 y el 750 a.C. Esta cerámica se utilizaba para confeccionar desde jarrones hasta ollas, pasando por platos, vasijas y otro tipo de cuencos. La producción se mantuvo activa hasta que fueron reemplazados por diseños lisos efectuados por sus descendientes – los polinesios modernos – en Fiji, Samoa y Tonga en siglos posteriores.

Anuncios Destacados

Reportajes relacionados:

Los Orígenes de los Polinesios 3

Los Orígenes de los Polinesios 3

Los Orígenes de los PolinesiosTonga & Samoa, Cuna y Núcleo de la Expansión Polinésica / Crib and Nucleus of Polynesian ExpansionGrandes oleadas migratorias de pueblos austronesios llegaron a la Oceanía cercana hace unos 3500 años atrás, produciendo un impacto...

Sexo y Divinidad en la Polinesia

Sexo y Divinidad en la Polinesia

Sexo y Divinidad en la PolinesiaLa comprensión real de la cultura polinésica ha sido muy lenta. Se han asumido los relatos, los dibujos e incluso las fotografías de los exploradores, navegantes, misioneros y otros visitantes de los siglos XVIII y XIX como reales y...