El Tavake

Y su descendencia, un desafio para Rapa Nui

Uno de los lugares más hermosos en la isla es la cantera de Moais en el Rano Raraku, y cualquiera que lo haya visitado ha visto o escuchado a los Tavakes. Estas majestuosas aves blancas vuelan y revolotean por sobre los senderos con su llamativa cola roja al viento y su ruidoso canto, convirtiéndose en un atractivo más para este especial lugar. Después de que por mucho tiempo ningún Tavake anidara en la isla, desde hace un par de años, entremedio de los Moai, estas aves comenzaron nuevamente hacer sus nidos. no de los lugares más hermosos en la isla es la cantera de Moais en el Rano Raraku, y cualquiera que lo haya visitado ha visto o escuchado a los Tavakes. Estas majestuosas aves blancas vuelan y revolotean por sobre los senderos con su llamativa cola roja al viento y su ruidoso canto, convirtiéndose en un atractivo más para este especial lugar. Después de que por mucho tiempo ningún Tavake anidara en la isla, desde hace un par de años, entremedio de los Moai, estas aves comenzaron nuevamente hacer sus nidos.

Anuncio Destacado

Los Tavakes (Phaeton rubricauda), al igual que otras aves marinas, pasan la mayor parte de su vida en el mar expuestos a la voluntad del océano. Allí se alimentan, viven y mueren, volviendo a tierra únicamente para poner sus huevos y criar a su descendencia. Sin embargo, en tierra firme se enfrentan a otros peligros. No solo deben buscar lugares lejos de la mano del hombre, también lidiar con depredadores que afectan sus nidos impidiendo su tarea de dejar descendencia y perpetuar su linaje.

En el Núcleo Milenio ESMOI hemos tenido el privilegio de visitar y estudiar  dos colonias reproductivas de Tavake: una en Rano Raraku, y la otra en la remota isla Motu Motiro Hiva (Isla Salas y Gomez). El primer destino de nuestra expedición fue la isla Motu Motiro Hiva, acompañada de funcionarios de Conaf y del SAG. Ahí pudimos presenciar un ambiente prístino, un verdadero paraíso para las aves marinas. Las especies que allí habitan son las mismas que habitualmente habitaban Rapa Nui. Vimos nidos de Kena, Kakapa, Makohe, Taví, Kuma, Ruru, Tavake y varios más. La abundancia de nidos era increíble, por todos lados había una pareja incubando un huevo o un pollo esperando a sus padres para ser alimentado. La vida en esa isla rebosa de una salud única que la mantiene como un santuario de la naturaleza. En el Núcleo Milenio ESMOI hemos tenido el privilegio de visitar y estudiar  dos colonias reproductivas de Tavake: una en Rano Raraku, y la otra en la remota isla Motu Motiro Hiva (Isla Salas y Gomez). El primer destino de nuestra expedición fue la isla Motu Motiro Hiva, acompañada de funcionarios de Conaf y del SAG. Ahí pudimos presenciar un ambiente prístino, un verdadero paraíso para las aves marinas. Las especies que allí habitan son las mismas que habitualmente habitaban Rapa Nui. Vimos nidos de Kena, Kakapa, Makohe, Taví, Kuma, Ruru, Tavake y varios más. La abundancia de nidos era increíble, por todos lados había una pareja incubando un huevo o un pollo esperando a sus padres para ser alimentado. La vida en esa isla rebosa de una salud única que la mantiene como un santuario de la naturaleza. 

En agosto de 2016, llegamos a Rapa Nui y visitamos junto al experto local Pedro Lazo la colonia de Tavakes del Rano Raraku. Con cuidado nos internamos en la legendaria cantera, y en ella pudimos ver más de 20 nidos activos, la mayoría con adultos empollando sus huevos y otros con pollos listos para volar y abandonar el nido. Buena noticia: ¡Las aves se estaban reproduciendo! Sin embargo, dos meses después, regresamos y el panorama fue desalentador. No encontramos rastro de pollos ni adultos. De pronto todo había terminado para esa temporada. ¿Qué ocurrió?

Las principales amenazas para las aves marinas son los depredadores introducidos décadas atrás por el hombre como perros y gatos, ratas, el Manu toke toke o tiuque, y la hormiga argentina. Ellos generan severas consecuencias para la fauna silvestre de la isla. Para responder nuestra pregunta hicimos el siguiente experimento en la colonia de Ranu Raraku y sus nidos vacíos. Pusimos huevos de gallina en nidos que habían sido ocupados recientemente y junto a ellos instalamos cámaras trampa para poder ver qué depredadores llegaban a los nidos y qué hacían con los huevos. Los visitantes más frecuentes fueron las ratas. Éstas intentaron romper los huevos en muchas oportunidades, pero sólo una de ellas tuvo éxito. Lo mismo intentaron hacer los Manu toke toke.

Anuncio Destacado

Otros depredadores son los perros y gatos que escaparon de sus dueños o ya viven en forma silvestre. Los mortales efectos se pudieron notar en junio de este año, cuando personal de la Comunidad Indígena  Ma’u Henua y Conaf encontraron cerca de 10 aves muertas en sus nidos a causa del ataque de un animal carnívoro. Las principales amenazas para las aves marinas son los depredadores introducidos décadas atrás por el hombre como perros y gatos, ratas, el Manu toke toke o tiuque, y la hormiga argentina. Ellos generan severas consecuencias para la fauna silvestre de la isla. Para responder nuestra pregunta hicimos el siguiente experimento en la colonia de Ranu Raraku y sus nidos vacíos. Pusimos huevos de gallina en nidos que habían sido ocupados recientemente y junto a ellos instalamos cámaras trampa para poder ver qué depredadores llegaban a los nidos y qué hacían con los huevos. Los visitantes más frecuentes fueron las ratas. Éstas intentaron romper los huevos en muchas oportunidades, pero sólo una de ellas tuvo éxito. Lo mismo intentaron hacer los Manu toke toke. Otros depredadores son los perros y gatos que escaparon de sus dueños o ya viven en forma silvestre. Los mortales efectos se pudieron notar en junio de este año, cuando personal de la Comunidad Indígena  Ma’u Henua y Conaf encontraron cerca de 10 aves muertas en sus nidos a causa del ataque de un animal carnívoro. 

Si consideramos que en Rano Raraku hay tan sólo 50 nidos, sólo en este ataque murió el 10% de la población a causa de estos depredadores introducidos. Esta lamentable situación nos recuerda lo delicado que es el equilibrio del ecosistema y la importancia de ser responsable con nuestras mascotas. Hoy en día los Tavakes son los únicos que nidifican en la isla, pero quizás, si las condiciones mejoran, serán muchas otras especies las que vuelvan a Rapa Nui para hacer de esta hermosa isla su hogar como lo hacen en Motu Motiro Hiva. Quizás algún día incluso regrese el mítico gaviotín apizarrado Manutara (Sterna lunata) que originó la competencia del Hombre Pájaro.»

Anuncios Destacados

Reportajes relacionados:

Toromiro Revive en Rapa Nui

Toromiro Revive en Rapa Nui

Toromiro Revive en Rapa Nui Recuperacion Etnobotanica   El Toromiro, árbol sagrado, plantado en los alrededores de los centros ceremoniales, fue declarado extinto hace más de 50 años. El último ejemplar que se observó fue en el cráter del Rano Kau durante la...