Las Chirimoyas más Ricas del Mundo

Gracias a las condiciones climáticas, Rapa Nui produce las chirimoyas más sabrosas del mundo según afirman la experta de la Universidad Católica de la Estación Experimental de la Facultad de Agronomía en Quillota. Pocos son los productores que se dedican hoy a la exportación de chirimoya. De hecho son fundamentalmente cuatro: España, Perú, Chile Continental y Nueva Zelanda, pero el año venidero se podrá sumar la isla Rapa Nui.

Bene Tuki Paté , un eximio escultor isleño, a sus 70 años, pasea feliz por su parcela enfrentando la pronta poda de sus 500 árboles, todos chirimoyos de la familia de las Anonáceas que alcanzan hasta 8 mts. de altura. El fruto tiene forma de corazón y puede pesar desde 100 gr. hasta más de un kilo. Nos cuenta que los plantó hace 10 años: “Empecé con este proyecto porque alguien llegó de visita a mi casa y vio una chirimoya que tenía en mi mesa. Era de una mata que tenía en mi casa. Pidió probarla y luego me dijo que era la chirimoya más rica que había probado. Era nada menos que un productor de chirimoyos de Quillota y me lavó el cerebro para que comenzara con una plantación en la isla. Primero no estuve muy convencido, pero llegó el momento e invertí en 800 plantas de La Serena por tener la misma latitud que la isla. Las trasladé a Hijuelas donde mi cuñado para embarcarlas a la isla. Empecé a preparar la tierra y las planté.” Bene Tuki, como uno de los mejores escultores de la isla, viajaba mucho gracias a las numerosas invitaciones que recibía de otros países para exponer su arte. Finalmente el tiempo no le alcanzó y abandonó su plantación.

 

 

Anuncio Destacado

“El año pasado me pasó un chasco. Vi chirimoyas en la feria y en varios negocios. Lo encontré muy raro pues sabía que era el único que tenía plantación de chirimoyos. Fui a mi parcela y vi algunos cercos rotos y árboles sin frutas. Ahí tomé la decisión de volcarme a productor de chirimoyas. El empuje final me lo dio Carlos Cabrera, un agro-ecólogo, quien me enseño a hacer lo correcto mediante una inversión mínima. Mi mujer, mi gran administradora, me convenció invertir en el riego y hoy soy un hombre feliz. Vengo todos los días, saco las hojas de los árboles y estoy a punto de comenzar con la poda para lo cual contraté el año pasado a Mariela Poblete Estay, una experta en polinización y poda de chirimoyos de la Universidad Católica, de la Estación experimental de la Facultad de Agronomía. Ella nos manifiesta que: “al venir en octubre pasado supuestamente a polinizar, me encontré con unas plantas mal trabajadas por lo que no se pudo polinizar mucho. Hice algunas recomendaciones y ahí nos encontramos con Carlos Cabrera quién colaboró con todo lo demás.

Juan Carlos Cabrera vive con Mamo Atan con quién maneja un proyecto de plantación de hortalizas orgánicas en la calle Ava Rei Pua: “Primero fue el agua. Hicimos funcionar el tranque, luego diseñé un sistema de riego tecnificado adecuado a la necesidad de los chirimoyos y continuar con una línea 100% orgánica con el propósito de mantener el suelo sustentable en el tiempo, sin usar insecticidas para no afectar la salud de los seres humanos. Los resultados de la primera etapa del proyecto de renovación del huerto de Bene Tuki fueron buenos, se logró un buen crecimiento de los árboles, se obtuvo una cosecha de alta calidad que se vendió a un buen valor. Como proyección a futuro, las plantas tuvieron un crecimiento del 400% y aumentarán la capacidad en 200 % en la próxima temporada. Estamos ensayando incluso obtener dos cosechas el próximo año. Este año diseñaremos un sistema nuevo para potenciar la captación de aguas de lluvia y recoger mayor metros cúbicos de agua en verano.”

Sistema de Riego simple

El agro-ecólogo, Juan Carlos Cabrera, recomienda un sistema de riego simple. Primero se habilita un tranque de aproximadamente 16 x 30 metros de largo, con una capacidad de 750 m3. Se diseña el riego tecnificado para cubrir la necesidad de los árboles plantados para regar y también fertilizar. Bene Tuki usó un sistema de baja energía y costo (2 millones 200 mil pesos) para evitar la contaminación de gases. La bomba para extraer el agua del tranque es una bomba de 4 tiempos que consume un litro de bencina por hora y tiene la capacidad de regar simultáneamente una hectárea. El sistema de conducción de agua es Lifelat móvil que lleva incorporado un filtro de 120 Mech. Este sistema conlleva 7 válvulas de control de caudal y presiones para mantener el flujo de agua igual en todos los goteros. Por las excesivas pendientes del terreno cada planta cuenta con 4 goteros de 4,2 litros por hora.

Anuncio Destacado

A Bene se le ve feliz vigilando sus árboles y deshojándolos para la pronta poda. Sus próximas inversiones ocupan hoy todo su tiempo. Hoy dejó su arte escultórico de lado. Dice que su galería frente a su casa quedará como un museo y será su legado para la isla. “Estoy tan metido en la chirimoya que mi escultura está ‘stand by’. Me dedico 100% a mi parcela y estoy muy agradecido de Juan Carlos, quién me enseñó sin cobrarme su trabajo. Juan Carlos promueve la agronomía ecológica sustentable para la isla. Para ello deberíamos tener productos orgánicos exportables, primero para nuestro propio consumo y luego para la exportación. No se debe depender solo de la pesca y el turismo. Queremos incentivar a otros agricultores que planten sus parcelas para lograr el auto-sustento de la parte alimentaria. La verdad es que nosotros no deberíamos tener gobernadores ni autoridades rapanui porque siempre te dicen que si a todo. Todos somos familiares y ninguno se atreve a negarles algo por temor o por evitar problemas. Así no se educa a nadie. Hasta hoy en día no hemos logrado ni siquiera sustentar a los 8 mil habitantes que somos, todo se trae desde el continente.”

 “La agro-ecología contempla la conservación de recursos naturales, la protección del medio ambiente y el aporte social a la comunidad. Esto último debido a que en los tiempos modernos cualquier inversión contempla solo recursos materiales, pero no contempla el bienestar de los trabajadores como un requisito. La ecología le interesa que el ser humano se sienta feliz,” remata Juan Carlos Cabrera e invita a otros rapanui a seguir el ejemplo de Bene Tuki y procurar el ansiado auto-sustento de la isla.  

Anuncios Destacados

Reportajes relacionados: