Humedales de Rapa Nui afectados por el Cambio Climático

Humedales de Rapa Nui afectados por el Cambio Climático

Humedales de Rapa Nui afectados por el Cambio Climático

by Tahira Edmunds (Consultora Independiente – Independent Consultant),

Cristóbal Cox (GP Consultores – GP Consultores), Rachel Gauci & David Véliz (ESMOI)

El cambio climático está afectando gran parte del planeta, siendo el aumento del nivel del mar uno de los fenómenos más importantes. Otro efecto claro de este cambio es el desbalance en el régimen de lluvias. En Rapa Nui se ha detectado el descenso del volumen del agua de los tres humedales locales. Estos humedales son una mezcla de ecosistemas terrestres y acuáticos, que en Rapa Nui están representados por lagunas de aguas poco profundas cubiertas por vegetación que se encuentran en el cráter de los volcanes Rano Aroi, Rano Raraku y Rano Kau. Estas lagunas brindan una serie de servicios como reservorios de biodiversidad y sitios turísticos y culturales muy importantes para la Comunidad de la isla. Lamentablemente,  dos de ellos registran un notorio descenso del volumen de agua, el Rano Aroi y el Rano Raraku, la conocida cantera de los moai.

[bsa_pro_ad_space id=3]

Para realizar un estudio de las condiciones actuales del agua in situ, nos reunimos profesionales de CONAF, del Núcleo Milenio de Ecología y Manejo Sustentable de Islas Oceánicas (www.esmoi.cl) y de GP Consultores (http://www.gpconsultores.cl/), obteniendo información tanto biológica como química y física del humedal. Para las muestras biológicas, nos concentramos en obtener información acerca de los organismos que viven todo el tiempo en el agua del humedal. Logramos ver una gran cantidad de ejemplares del pez gambusia (Gambusiaholbrooki), introducido a los humedales para controlar las larvas de mosquitos zancudos. Con redes que permiten atrapar organismos microscópicos, pudimos colectar diferentes tipos de microalgas, siendo las principales las algas verdes y cianobacterias. Esta información biológica nos indicó que los organismos comunes de este humedal están presentes y no han sido afectados de forma significativa.

La primera señal de anormalidad se observó midiendo la salinidad del agua, a través de un conductivímetro. Este equipo nos mostró valores relativamente altos de conductividad eléctrica (3,88 mS/cm), más altos de lo que se venía observando en el pasado (valores menores a 1 mS/cm). La conductividad eléctrica nos entrega información acerca de los componentes químicos principales del agua, pudiendo ir desde el agua de deshielo con valores de conductividad cercanos a cero, hasta el agua de mar con valores de hasta 50 mS/cm. Esta evidencia nos indicaba que era muy posible que los elementos químicos estuvieran siendo concentrados en el humedal por un balance negativo de agua, es decir, un menor ingreso de agua de lluvia, que egreso de agua por evaporación. Los datos históricos de precipitaciones del Aeropuerto Mata Veri de Rapa Nui, aunque no están tomados directamente en el humedal, nos entregan una información valiosa de los cambios en el volumen de precipitaciones en la isla. El gráfico obtenido, con datos desde 1961 a 2017, nos mostró que el año 2017 fue el año más seco del que se tiene registro, y los últimos 5 años han sido el conjunto de años más secos desde que se tiene información.

Otro cambio que se ha generado en el humedal de Rano Raraku es el aumento progresivo de totora (Schoenoplectuscalifornicus). Las totoras son indispensables para la supervivencia del humedal en condiciones de sequía, ya que retienen la humedad, evitan la evaporación del agua y mantienen una capa esponjosa bajo ellas, lo cual permite retener agua. La forma de reproducción de la totora es a través de sus rizomas y por semillas. Dado que el nivel de agua ha bajado completamente en los meses de verano, las semillas han podido caer al sustrato y los rizomas se han multiplicado, por lo tanto las totoras han aumentado considerablemente alrededor y al interior del humedal. En condiciones de volumen normal de agua del humedal, las totoras permaneces en la orilla sin invadir las zonas más profundas del humedal

[bsa_pro_ad_space id=2]

Otro cambio que se ha observado es el aumento de una especie de planta invasora llamada “carso” o “kaiore” (Cirsiumvulgare). Esta especie está colonizando varios lugares del humedal, estando ahora inclusive al interior de la laguna, compitiendo por espacio con la totora. Sabemos que la diversidad se puede restablecer naturalmente, pero es necesario que exista menos intervención humana negativa para que se restituya. Mediciones de mayor duración e intensidad son necesarias para corroborar y cuantificar de mejor manera estos efectos, incluyendo también el famoso humedal Rano Kau y Rano Aroi. Así será posible orientar a la Comunidad a adaptarse ante esta nueva realidad.

[bsa_pro_ad_space id=1]

Reportajes relacionados:

Abejas Rapa Nui

Abejas Rapa Nui

Abejas Rapa NuiLibres de Patógenos, una Fuente de Vida y AmorLas abejas fueron introducidas a Isla de Pascua por los misioneros del Sagrado Corazón de Jesús en la década de 1860, desde entonces han realizado su tarea de polinizar guayabas, mangos, plátanos y flores de...

Sobre el autor

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *